ALUR - Alcoholes del Uruguay S.A.
ALUR - Alcoholes del Uruguay S.A.
ALUR - Alcoholes del Uruguay S.A.
ALUR - Alcoholes del Uruguay S.A.
ALUR - Alcoholes del Uruguay S.A.
ALUR - Alcoholes del Uruguay S.A.
ALUR - Alcoholes del Uruguay S.A.
 
 
   
 


 

 
28 de octubre de 2011

Se logró un rinde pico de 90 toneladas de caña por hectárea
Una zafra de caña de azúcar para encuadrar

La zafra 2011 de producción e industrialización de caña de azúcar es la mejor desde que la empresa Alcoholes del Uruguay Sociedad Anónima (ALUR SA) comenzó sus actividades en Bella Unión en 2006, afirmó a El Observador el director ejecutivo de la empresa, Leonardo De León.

 

Cosecha de caña de azúcar en Bella Unión
 
Cosecha de caña de azúcar en Bella Unión

 

 

Esta zafra, que culminará aproximadamente el 15 de noviembre, “ha tenido resultados agrícolas e industriales muy importantes y satisfactorios”, destacó, citando que en lo agrícola el rendimiento promedio rondará las 60 toneladas de caña por hectárea, lo que equivale a unos 6.500 kilos de azúcar en caña por hectárea.

 

No obstante, en algunos casos se logró un rendimiento excelente, llegando a 90 toneladas de caña por hectárea, concretamente en el caso de algunas fracciones de la colonia Raúl Sendic, donde hay unas 950 hectáreas plantadas, productividad que incluso supera a las 80 toneladas que habitualmente se consiguen en una región productiva de punta como lo es el área agrícola de San Pablo, en Brasil.

 

En el tramo industrial, resaltó, hubo mejoras sustanciales en lo que hace a la eficiencia, aumentando la capacidad de molienda un 38% con respecto a 2010, siendo la empresa 100% autosuficiente desde el punto de vista energético, generando además un excedente que fue comercializado a UTE, concretamente cuatro mega hora vendidos desde el arranque de la zafra.

 

Además, se ha conseguido un azúcar 100% refinado, de máxima calidad, llegando al 100% de capacidad existente para la producción de etanol.

 

En la producción de azúcar, históricamente el promedio de producción fue de 105 kilos de azúcar por tonelada de caña que ingresó al ingenio en Bella Unión, habiéndose logrado ahora de 108 a 110 kilos por tonelada de caña.

 

Estos buenos resultados, citó De León en su análisis, se explican por diversos factores, “entre ellos la introducción de nuevas variedades en las plantaciones, la incorporación de la cosecha mecanizada en un área, las mejoras industriales con agregado de procesos y mayores niveles de eficiencia, sin duda hay un balance positivo”.

 

A nivel de campo el cultivo fue desarrollado durante esta zafra por unos 400 productores que cosecharon 7.000 hectáreas de las 8.100 que hay sembradas; la superficie que se plantó últimamente irá entrando en producción más adelante.

 

Está previsto sembrar durante esta primavera unas 700 hectáreas y en otoño habrá una nueva siembra, que todavía no ha sido estimada. Para la zafra de 2012 se estima recoger caña de unas 8.000 hectáreas.

Polos agroindustriales

Alur está afianzando dos nuevos polos agroindustriales, uno en Paysandú y otro en Montevideo, que permitirán que la empresa “se consolide como el principal productor de alimento para ganado en el país y obviamente en el mayor productor de biocombustibles y de energía a partir de biomasa, jugando muy fuerte en la producción de energía renovable y alimento para ganado”.


En el primero de esos dos lugares se montará una planta ya adquirida que permitirá producir etanol a partir de granos (sorgo grano y maíz), con una producción proyectada anual desde 2014 de 70 millones de litros de etanol, 50 mil toneladas de proteína para alimento para ganado y energía eléctrica.


En el la capital, en Capurro, se montará desde enero otra planta ya adquirida que por año producirá, desde fines de 2012, 60 millones de litros de etanol al año y 130 mil toneladas de proteínas.

El algodón en carpeta

Alur, anunció Leonardo De León, tiene varios proyectos “en carpeta”.

 

Dijo que se está analizando la viabilidad económica de esos emprendimientos existiendo ya la decisión de avanzar en ellos.

 

Uno –tal vez el más ambicioso de todos–, es la creación de un cluster en el cual se involucre a todos los actores relacionados con la cadena agroindustrial del algodón, una materia prima que en Uruguay se plantó mucho en la zona de Paysandú y alrededores, existiendo una infraestructura industrial latente.

 

Más allá de la producción con destino a fibra, se quiere añadir la de aceites, biodiesel y proteína.

 

“La idea es crear un cluster haciendo participar a la cadena textil, energética y alimentaria, en algo que involucre a todos los actores, a la industria textil, a los agricultores, a Alur, a Ancap y a otros organismos del Estado, para poder evaluar su viabilidad”, reflexionó.

 

Otro proyecto es la gestión de los residuos sólidos urbanos en Montevideo para, a partir de la utilización de lo orgánico de la basura, producir biogas, energía eléctrica e incluso sustratos mejoradores del suelo.

 

Se hará, además, un llamado internacional a interesados en proveer a Alur de un reactor para la producción de biogás a partir de linaza en el complejo industrial de Bella Unión, que produzca también energía eléctrica.

 

También se analiza la viabilidad de instaurar una fábrica para producir fertilizantes.

Cuentas equilibradas

Leonardo De León explicó que otro factor trascendente es que la facturación de Alur, desde el inicio de su gestión, rondó los US$ 30 millones al año, pero en 2010 se creció a US$ 83 millones y este año se avanzará en forma explosiva a US$ 225 millones, “llegando de a poco a niveles de equilibrio en los resultados económicos de la empresa; estaba previsto que primero íbamos a tener todo un ciclo de estar en una mejora permanente con un agregado de procesos que nos iban a ir dando este punto de equilibrio que ahora sí lo estamos consiguiendo”.

 

 

Juan Samuelle | El Observador